La crisis del orden liberal

Montserrat Homs

Termina el año y empieza uno nuevo contemplándose con temor la posibilidad de que el mundo haya entrado en una de las fases en las que cesa la razón y el odio toma el control. Cuando esto sucede surge un orden autoritario que sustituye al orden liberal, que cada día presenta más y alarmantes síntomas de agotamiento. Que la política internacional ha sufrido un endurecimiento, es un hecho comprobable con todos los acontecimientos de este 2016. El triunfo de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y el voto a favor de la salida de la Unión Europea de Gran Bretaña: Brexit, como los mayores ejemplos.

Hay diversos aspectos de la situación actual que recuerdan ominosamente al periodo previo a la I Guerra Mundial, en aquel entonces se decía que el enorme comercio internacional, las profundas relaciones entre Gran Bretaña –primera potencia- y Alemania –segunda- y los mecanismos disuasorios existentes, harían imposible el descenso a un caos económico y geopolítico… bueno, ya sabemos lo que sucedió. Otros apuntan a que hay mayor similitud con los años treinta que culminaron en la II Guerra Mundial, y época de gran auge del nacional-populismo, xenofobia y proteccionismo económico. Pero lo cierto es que las circunstancias actuales son diferentes, la globalización generalizada, los Estados sujetos por acuerdos internacionales, el equilibrio atómico y diversos flujos migratorios dejan creer que en esta ocasión cabe la posibilidad de que no se traspasen los límites que definitivamente se cruzaron en aquel entonces.

Lo que en cualquier caso está contraindicado es seguir tensando la cuerda con criminal inconsistencia, tal y como se ha hecho, sin embargo las políticas propuestas por Trump amenazan con acabar con el orden mundial liberal que Estados Unidos apoya y sostiene desde 1945.

Un orden que ha funcionado razonablemente bien durante 70 años y del que Estados Unidos ha sido principal beneficiario. Hasta que se produjo la Gran Crisis de 2008. De entonces a la fecha este orden ha sido cuestionado, con mayor o menor intensidad, prácticamente en todas partes del mundo, en especial por grandes potencias crecidas a su sombra como China e India. Y desde hace dos meses, en los propios Estados Unidos. Trump sostiene que los costes de mantener el orden internacional superan con creces los beneficios del liderazgo estadunidense y aboga descaradamente por negociar un nuevo orden, uno dudosamente liberal. Ha desafiado dos de los principales principios sobre los que se apoya la estrategia estadunidense en el entorno mundial: el respaldo a un sistema de comercio internacional abierto y el compromiso con las alianzas lideradas por Estados Unidos que sostienen la seguridad mundial.

Ha prometido renegociar los “terribles” acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), y ha amenazado con abandonar la Organización Mundial de Comercio. De cumplirse éstas, entre otras promesas del mismo carácter proteccionista, el escenario de una guerra comercial global y una recesión similar a la Gran Depresión de 1930 agravada por las políticas proteccionistas del entonces, no parece una locura.

Pero lo que realmente preocupante resulta es que mientras los defensores de un orden mundial liberal tiemblan, un gran porcentaje de la población conservador y de ultra derecha celebra, líderes de ultra derecha comienzan a brotar con bastante fuerza como Marine Le Pen, líder del partido neofascista Front National, que de ganar las elecciones francesas en mayo, sería un acontecimiento que podría derivar en la destrucción de una Unión Europea que ya se tambalea por el Brexit, cuyo resultado demuestra no sólo una base indudablemente xenófoba, sino un proteccionismo implícito.

Anuncios

¡Hola mundo!

Porque no importa nuestra nacionalidad, el contexto internacional político, económico, social y cultural no nos es ajeno, y todo lo que sucede tiene repercusión en nuestro día a día. Así, Plumas Extraviadas es un proyecto que nace con la intención de hacer más comprensible todo aquello que sucede en el mundo. Busca que aquellas plumas extraviadas, jóvenes profesionistas que se interesan por temas internacionales, nacionales o locales de sus comunidades publiquen textos que expliquen de manera más clara y sencilla los procesos y acontecimientos de nuestro presente. Las relaciones internacionales son cada día más complejas y entenderlas, es quizás el primer paso para llevar a la acción.

Con la firme creencia de que el periodismo debe renovarse, éste no busca ser un espacio de opinión, aunque habrá una sección para ello, sino una plataforma de divulgación con fines informativos, educativos y con la intención de generar conciencia.

El propósito de este sitio no tiene ánimos lucrativos, no busca generar ganancias sino sembrar una semilla de conocimiento que pueda traducirse en acción. Abre sus puertas a cualquier joven de cualquier disciplina o profesión que quiera publicar un texto con intención informativa o explicativa en los temas de carácter político o cultural.

Plumas Extraviadas, busca colaboradores que puedan escribir para este proyecto o que puedan editar dichos textos. Si quieres colaborar con este proyecto contáctanos en plumasextraviadas@gmail.com